M.I.A.E

Contact M.I.A.E

Noticias de los centros ABJ en Honduras

Guardería “Casa María” en Morazán, un comedor para los más pequeños 

Puede que en Europa no siempre seamos conscientes de que el entorno en el que viven los niños y los jóvenes en Honduras -y en tantos otros países latinoamericanos- se caracteriza por el cese del sistema escolar desde marzo de 2020. Al parecer, no está previsto volver a la escuela hasta el inicio del curso escolar en febrero de 2022, lo que significa que casi no habrá escolarización durante dos años, salvo para algunos jóvenes de 15 a 17 años y los niños más acomodados que han podido trabajar en línea de forma intermitente. 

Durante un año, de marzo de 2020 a marzo de 2021, el cierre de la Guardería para el confinamiento fue acompañado de una agotadora operación de ayuda a las familias, a menudo monoparentales, mediante la compra y elaboración de paquetes de alimentos secos y el reparto de pollos y productos de primera necesidad, que Carmen dirigió con valentía.

 Desde marzo de 2021, este esquema también se ha roto y Carmen nos contó que muchas de las familias que pusieron a sus hijos en la Guardería han emigrado a Estados Unidos y Canadá. Desde agosto de 2021, los esfuerzos tanto de la parroquia como del municipio de El Negrito se han centrado en ayudar a los enfermos. La esperanza está surgiendo con la vacunación poco a poco, pero lentamente, y con gran retraso. 

Por ello, Carmen decidió suspender temporalmente la actividad de la Guardería en abril de 2021, ya que la desorganización era muy grande y las necesidades de las familias difíciles de gestionar. Nuestra ayuda también se ha suspendido, a la espera de una reanudación de la actividad que probablemente será -esperamos- al inicio del curso escolar, en febrero de 2022. Por supuesto, las cuentas no están cerradas y bajo control, los locales están vigilados. Tenemos que aceptar esta situación, que nos angustia mucho, y prepararnos para acompañar con tacto la reanudación a principios del año 2022…

Centro Médico y Nutricional Santa Ana, El Negrito 

A pocos kilómetros, en El Negrito, el centro Santa Ana sigue recibiendo niños con desnutrición severa, ya que esta necesidad, por desgracia, va en aumento… La reorganización de la gestión del centro había sido objeto de varias decisiones en 2020 en el sentido de un refuerzo de los equipos y un mayor compromiso de una gestión laica, porque las hermanas franciscanas ya no tienen suficientes recursos humanos operativos. La Hermana Annie y la Hermana Suyapa siguen a cargo del centro y de las finanzas. La Hermana Annie, que también es responsable de la Congregación en Francia, debe al mismo tiempo animar el discernimiento del futuro de la Congregación y es llevada a Nantes regularmente. En el centro de 2021 hubo que volver a cambiar de responsables tras la marcha de varios laicos, Luisito, Juanita y Jacobo.

En la actualidad, Julio Ochoa es el director a tiempo completo, asistido por Carla y Lesly. El equipo médico y paramédico está muy implicado, y cuenta con un sólido equipo de varios educadores y auxiliares de cuidados, además de una psicóloga, la enfermera Alba, la señora de la farmacia, en torno al fiel Dr. Julio Aguilar, que asegura la continuidad del centro médico desde el principio. También se está llevando a cabo una verdadera labor de renutrición y calidad nutricional. 

Siempre hay más de 15 niños a la vez, con picos de hasta 20 niños según el tiempo de hospitalización. 

Ha habido muchos éxitos a nivel humano, entre ellos 

  • La pequeña Delmis, entubada, a la que el equipo lleva al hospital de Tegucigalpa cada semana y que por fin está mejorando, 
  • y también a Vilma y sus dos hijos, Pablito y Ever, que poco a poco se van independizando después de pasar meses en el centro, 
  • También un joven de 18 años, antiguo niño que había sido abandonado por sus padres y que acaba de encontrar a su familia más de 10 años después de esta separación, ¡gracias a la investigación de Julio y Lesly! 

Más que nunca, el centro de Santa Ana necesita a nuestras dos asociaciones de ABJ, unidas para apoyarlas. A finales de 2021, nos acompañan unos generosos donantes de la asociación Santa Ana de Caen, también miembro del M.I.A.E., asociación que tiene que cerrar. Estos donantes son bienvenidos entre nosotros, estamos contentos de recibirlos, ¡apoyan desde hace mucho más tiempo que Amiguitos y Bailando Juntos la hermosa obra del centro Santa Ana en El Negrito!

Deja un comentario

Your email address will not be published.